Primavera y alergias

En primavera suben las temperaturas, y es inevitable hablar de alergia, refiriéndonos a la alergia al polen, que es estacional (no como otro tipo de alergias).imagesEl cambio climático y las precipitaciones determinan la intensidad de las alergias a cipreses, plátanos o gramíneas, entre otras. La alergia tiene un fuerte componente hereditario y puede afectar por igual a adultos y niños.

La alergia es una reacción exagerada de nuestro organismo a una sustancia que reconoce como dañina y que se llama alérgeno. Muchas sustancias pueden provocar una reacción alérgica pero las más frecuentes son: los alimentos, fármacos e inhalantes como  el polen, el pelo o caspa de animales y los ácaros del polvo.

A primera vista podemos pensar que la alergia es una enfermedad banal y sin importancia pero esto no es cierto, ya que dificulta la calidad de vida del que la padece.

Generalmente las alergias con la rinitis alérgica como síntoma, suelen aparecen en la niñez y adolescencia, pero pueden surgir en cualquier momento de la vida, tanto en hombres como en mujeres, aunque no se hayan padecido nunca. Todo depende de la susceptibilidad individual y también de la exposición al agente que provoca alergia.

images (2)

 

Ante un brote alérgico que provoca síntomas, se debe visitar al especialista, en este caso, el “alergólogo”. El especialista, con el fin de identificar el alérgeno o alérgenos que producen alergia, inoculará bajo la piel una mínima cantidad de extracto de estos para al cabo de unos pocos minutos comprobar la reacción. Posteriormente el especialista puede creer conveniente y oportuno realizar analíticas sanguíneas específicas y prescribir el tratamiento oportuno si fuera necesario.

Consejos preventivos

  • Conocer la época del año en la que poliniza el árbol o planta al que se es alérgico y las zonas donde predomina.
  • Cerrar las ventanas en casa, siendo el mejor momento para ventilar la primera hora de la mañana o por la noche.
  • Viajar en coche con las ventanillas cerradas.
  • Evitar salir a la calle los días de más polinización y evitar salir justo antes o después de una tormenta, ya que existe más concentración de polen. Si se saliera, al llegar a casa ducharse y cambiarse de ropa para eliminar los restos de polen adheridos.
  • No secar la ropa al aire libre.
  • Si se debe salir a la calle, utilizar gafas de sol para proteger los ojos.
  • Evitar durante esta época la realización de ejercicio al aire libre.
  • Evitar salidas al campo o a la montaña en las épocas de floración.
  • Pulverizar la estancia donde estemos con agua.
  • Si se utiliza aire acondicionada, utilizar un filtro especial para el polen.
  • Evitarse la ingesta de miel y su derivados, ya que contienen polen.
  • Lavar bien las verduras antes de consumirlas.
  • Aprovechar los días de lluvia, ya que el agua arrastra el polen hacia el suelo.
  • La concentración de polen es menor en el interior de los edificios y en las zonas marítimas.
  • No automedicarse, seguir solo las recomendaciones de su médico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: